La farmacia, situada en la céntrica calle Corrida de Gijón, fue fundada en el año 1922 por D. Juan del Castillo, químico y farmacéutico avanzado para su época en la que desarrolló en su laboratorio diversos productos innovadores que se siguen comercializando como el Agua Cutánea y el Perborato Dental Castillo.

En el año 2005 fue adquirida por su actual propietario D. Miguel Martínez Blanco. Con su llegada se lleva a cabo una remodelación completa de sus instalaciones adaptándolas a los tiempos actuales pero conservando en su fachada un interesante mosaico de loza vidriada obra del gran maestro Ruiz de Luna de Talavera de la Reina, que forma parte del patrimonio cultural de la ciudad.

A lo largo del tiempo la farmacia ha sido y es un referente en Gijón, siendo la primera en obtener el Certificado de Calidad tanto en elaboración de formulas magistrales y preparados medicinales, como en dispensación y atención farmacéutica.